"El Club Universidad Nacional informa que este día, el señor Jesús Ramírez Ruvalcaba presentó su renuncia con carácter de irrevocable al cargo de presidente deportivo de la institución, agradeciendo el apoyo de Directiva, cuerpos técnicos y todas las personas que conformaron al Club durante la etapa en la que estuvo al frente del área deportiva", señaló la cuenta oficial de la institución en redes sociales.

La afición exigía cambios inmediatios y aquí tienen el primero: Chucho dejó de ser el Director Deportivo de Pumas, aunque no fue por decisión propia. Como te contamos en Dale Azul y Oro, hubo una persona que lo "invitó" a dar un paso al costado y no le quedó otra opción que aceptar la sugerencia. A continuación, repasamos 5 motivos que explican su salida. ¿Por qué lo hicieron renunciar?

1. Salida de figuras del plantel

Luego del Subcampeonato de Liga MX en el Torneo Guardianes 2020, Pumas UNAM sufrió la salida de figuras excluyentes del plantel. Claro, por problemas financieros, Jesús Ramírez no tuvo otra opción que aceptar ofertas por Carlos González, Juan Pablo Vigón, Johan Vásquez y Andrés Iniestra. Además, dejó ir a Facundo Waller, Alejandro Mayorga, Luis Quintana y Juan Manuel Iturbe. Esto le hizo muy mal al equipo.

2. Refuerzos que no dieron la talla

Este seguramente sea uno de los puntos más importantes, ya que es su principal tarea: reforzar con jerarquía al plantel de Pumas. Sin mucho dinero disponible, Chucho hizo lo que pudo en los últimos mercados de pases pero queda en evidencia que erró. Hasta el momento, jugadores como Gabriel Torres, Higor Meritao, José Rogério o Cristian Battocchio no dieron la talla.

3. Malos resultados deportivos

Tanto en el Torneo Guardianes 2021 como en este Torneo Apertura 2021 de Liga MX, la Universidad ha fracasado rotundamente en cuanto a resultados deportivos. En el primer semestre ni siquiera logró clasificar a la Repesca (¡Entran 12!); mientras que en el actual se encuentra 14º, a escasos puntos del último puesto. 

4. Sin respuesta en los aficionados

Luego de estos pésimos resultados deportivos y malos movimientos en los mercados de pases, la afición se le volvió en contra en el último tiempo. De hecho, muchos fanáticos pidieron por su salida en la última gran protesta, la cual se realizó el pasado domingo en las inmediaciones del Estadio Olímpico Universitario.

5. El "chivo expiatorio" de la Rectoría

Ante todas estas situaciones negativas de Pumas, la Rectoría de la UNAM decidió "ofrecer" una cabeza a la afición para intentar calmar las aguas. Eligieron la de Jesús Ramírez, quizás una de las presas más "fáciles" dentro de la cúpula directiva. Le tocó pagar los platos rotos de todos y marcharse por la puerta de atrás.