En la previa de la visita de Pumas al Estadio Benito Juárez, todo parecía indicar que el resultado del duelo sería un nuevo empate. Pero los Universitarios consiguieron imponerse y sumaron una nueva victoria en el norte del país y siguen inclinando la balanza a su favor.

Desde que comenzó el año y se estableció el calendario del torneo, los aficionados auriazules sabían que tenían dos visitas al norte del país y la primera de ellas no tuvo el final esperado, pues la caída ante Xolos generó muchas dudas entre los seguidores, que no dudaron en criticar al equipo por el mal rendimiento, algo que luego el propio Andrés Lillini admitiría.

El siguiente duelo ante Juárez también parecía ser complicado, más aún teniendo en cuenta que, las dos veces que viajó para enfrentar al equipo fronterizo, no consiguió más que un empate. Pero, el sábado por la noche se le puso fin a la racha de empates gracias al gol de Diogo de Oliveira, que volvió a aportar para que los del Pedregal se llevaran tres puntos importantes.

Con la victoria, ahora son dos los triunfos que registra Pumas a la hora de enfrentar a los Bravos de Juárez. Sin dudas, romper esta sequía en el Norte del país y ponerle un punto final a la seguidilla de seis partidos sin ganar levantará el ánimo el vestidor y permitirá que el equipo llegué mejor a la próxima jornada.

El mes de abril no será sencillo

Las próximas semanas serán complicados para los jugadores de Pumas. Con los duelos por Concachampions y Liga MX, el equipo se estará jugando la clasificación a la final del torneo continental y también a la fase final del Clausura 2022, los dos grandes objetivos del equipo. ¿Habrá chances de levantar una copa?