Washington Corozo está teniendo problemas en su adaptación a Ciudad de México y la Liga MX y desde Pumas UNAM están comenzando a preocuparse. El mediocampista ecuatoriano no ha tenido la regularidad que se esperaba a su llegada y son muchas las voces que apuntan a su salida para el próximo mes de diciembre.

De acuerdo a información de la columna San Cadilla, del diario Reforma, Miguel Mejía Barón estaría tanteando la posibilidad de poner 'punto y final' a la cesión que se hizo por el sudamericano con el Sporting Cristal. Siempre y según esta nota informativa, al directivo felino no le convence la demora que está mostrando Corozo en su adaptación al balompié azteca.

La altura y la contaminación de la capital mexicana estarían haciendo mella en el organismo del futbolista, quien se ve impedido de disputar los 90' minutos de un partido regular. De allí a que sus buenas presentaciones esta campaña sean contadas con los dedos de una mano a pesar de que era uno de los fichajes sobre el que se apostaron más fichas a inicios del Apertura.

Su caso está recordando al de Juan Manuel Iturbe, quien llegó a Pumas con un gran aura y terminó marchándose por la puerta de atrás. Si bien las causas entre ambos casos son distintas, llama la atención que otro jugador talentoso, y con profundidad por la banda, tenga problemas para mantenerse en Ciudad Universitaria.

Iturbe nunca pudo consolidarse, ni con Míchel González ni con Andrés Lillini a pesar de que este último le dio muchas oportunidades. Con Corozo está pasando lo mismo, tiene chances de mostrarse pero no termina de despegar todo el potencial por el que se le fichó, situación que tiene a la cúpula de la UNAM con la disyuntiva si romper o no la cesión.