El Clausura 2022 empezó por todo lo alto para Pumas. Los dirigidos por Andrés Lillini se dieron un festín ante su público en la primera fecha y golearon con contundencia 5-0 al Toluca en una noche marcada por la reprogramación de un partido que en un principio se iba a jugar el domingo a las 12 del  mediodía.

+ TODOS LOS MOVIMIENTOS RUMBO AL CLAUSURA +

 

Pero un brote de la nueva variante del COVID-19 en el plantel de los Diablos Rojos obligó a que las autoridades de la Liga reprogramaran el duelo para el día lunes con un cambio de horario que terminó afectando los intereses económicos del conjunto universitario.

Inicio de un nuevo semestre de competición a las 12 del mediodía en el Olímpico era el escenario ideal que se plantearon en las oficinas auriazules para el debut. Los jerarcas esperaban un aluvión masivo de fanáticos en Ciudad Universitaria emocionados por un nuevo torneo, lo que devendría en mayores ingresos por la venta de boletos.

No obstante, y a pesar de que en un principio se habló de 12 mil almas concentradas en la fría noche del lunes, lo cierto es que solo 8 mil 493 personas se dieron cita para el primer partido de Pumas en este Clausura. Día laboral y horario nocturno fueron los responsables de esta cifra que no corresponde con los números habituales que manejan los felinos.

Y es que desde que se quitaron los candados en Ciudad Universitaria tras la pandemia esta ha sido la peor entrada para un partido de Pumas. Además, también está muy lejos de la media de 15 mil 186 fanáticos que se dieron en los últimos cuatro juegos del Apertura 2021. Ahora, habrá que esperar hasta la jornada 3 cuando reciban a Tigres UANL para ver unos graderíos a reventar.