El Estadio Olímpico Universitario es uno de los más míticos del futbol mexicano y latinoamericano, sin ninguna duda. La casa del Club Universidad Nacional es sagrada: allí se han vivido episodios que quedarán marcados a lo largo de la historia y se han disputado incontables partidos de finales, ya sea de competencias nacionales como internacionales. Además, ha sido inscrita por la Unesco en la lista de sitios que son Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Visitar a Pumas UNAM un domingo a las 12:00hs tiene que ser un infierno para los rivales, y esto es algo que ha caracterizado al inmueble. Sin embargo, si dificulta el rendimiento de los jugadores propios pasa a ser una desventaja. Esto es lo que le está ocurriendo a Higor Meritão, el brasilero que llegó como refuerzo para este Torneo Apertura 2021 de la Liga MX y está teniendo mucha continuidad bajo el mando de Andrés Lillini.

 

El experimentado mediocampista aún no brilla ni se destaca con la playera del Auriazul, a pesar de que se siente más que capacitado para lograrlo. En diálogo con Diario de los Deportistas, soltó una revelación insólita: "Siento mucha dificultad de jugar en el Estadio Olímpico Universitario, ya que es un campo pesado y con mucho calor. Conforme entiendo lo que me indica Lillini, intento cumplir lo que me pide. Aún tengo mucho por mejorar".

Queda claro que esta situación debe cambiar lo antes posible. Higor Meritão se tiene que sentir como en casa cuando juegue en CU ya que Pumas necesita su mejor versión dentro del campo de juego. Esto seguramente suceda con el correr de los partidos: el futbolista seguirá tomando ritmo, confianza y se adaptará al Estadio a partir de mejores resultados y actuaciones individuales.

"(Andrés Lillini) Me pide mucho pisar el área para sentirme cómodo en el campo. Intento ayudar al máximo a nuestros compañeros. Manejamos esa complicidad entre compañeros para lograr nuestras metas. Cada vez me ayuda más y poco a poco me adapto mejor. Quiero traerle alegría a la afición", sentenció el mediocentro brasilero, quien hasta ahora no ha dejado conforme a la afición univeristaria con sus rendimientos.